Magic Markers | Videos explicativos

¿Qué es el Fracking?

Publicado el_
8.2.2015

Adivinen cuál es el país que produce más petróleo en el mundo. ¿Arabia Saudita? ¿Irak? ¿Irán? Ninguno de los anteriores. Con 13 millones de barriles al día, el mayor productor es (redoble) Estados Unidos. La coronación es reciente y es una de las razones por las que se ha caído el precio del petróleo. Estados Unidos está comprando menos, porque está produciendo mucho más. Y todo esto tiene un responsable: el fracking. 


¿Qué es el fracking? Es una técnica para extraer petróleo y gas de lugares que antes no se dejaban. Rápido repaso geológico. Todo el petróleo está almacenado en formaciones de rocas. Algunas de estas formaciones tienen poros o grietas que dejan fluir el petróleo; otras, no. Las que no eran un problema para la industria petrolera. Pero ahora que existe el fracking, ya se puede sacar petróleo de ahí.  


Es más fácil entender todo esto si hablamos de un concepto clave: la presión. El petróleo es un fluido subterráneo que tiene que soportar millones de millones de toneladas de tierra. Cuando nosotros taladramos hasta esa profundidad es como si estuviéramos destapando una gaseosa agitada. Así como el gas se quiere salir de la lata, así también el petróleo quiere salir por la tubería hasta la superficie porque la presión lo empuja, por eso es que a veces se vomitan los pozos. Pero todo esto depende de que exista un camino a la tubería, o sea, que las formaciones de rocas que almacenan petróleo tengan poros o grietas y que estén conectados. Si no hay conexión con la tubería, la tubería es inútil porque la mayoría del petróleo se queda atrapado.


Pues bien, resulta que ahora podemos fracturar las rocas para crear nuestras propias grietas. Eso es el fracking, que formalmente se llama fracturamiento hidráulico. Lo de fracturamiento ya se entiende y lo de hidráulico es porque se utiliza agua a presión para romper las rocas, agua y arena. Pero la historia no termina ahí. Para llegar a donde está el petróleo hay que perforar, más o menos, 2 kilómetros pa’bajo y otros 3 kilómetros de lado. Eso quiere decir que la tubería es demasiado larga y hay un montón de fricción, o sea que el agua que se inyecta pierde potencia a medida que avanza. La solución técnica a este problema es mezclar el agua y la arena con químicos que lubrican la tubería y, así, se combate la fricción que le quita poder al chorro. Pero ese cocktail es una gonorrea para el medio ambiente y por eso el fracking es tan polémico. 


Para ser claros, no es que los pozos convencionales sean amigables con el medio ambiente, es que el fracking es peor. Básicamente estamos contaminando grandes cantidades de agua para romper rocas. Y buena parte del agua sucia que metemos se devuelve a la superficie todavía más sucia porque esas rocas tienen metales pesados y compuestos radiactivos. La contaminación es tanta que ya no es posible tratar el agua para hacerla potable, o sea, esa agüita se perdió. Y para siempre. 


Entonces, ¿qué se hace con el agua sucia? Lo usual es que la entierren muy profundo, el equivalente industrial a meter mugre debajo de la alfombra. Pero hay un problema, o más bien varios. Resulta que en el subsuelo existen reservas de agua potable y, si el agua sucia del fracking llega a mezclarse con ellas, tenemos un desastre ecológico tremendo. Por supuesto, la industria petrolera y los que ponen las normas toman un montón de precauciones para que no ocurra esto. Por ejemplo, los pozos tienen un revestimiento de cemento y tuberías adicionales con el objetivo de evitar que el agua contaminada se filtre hacia otros lados. La pregunta es si estas medidas son suficientes y esa pregunta es particularmente relevante en Colombia, teniendo en cuenta que las normas se basan en estudios que fueron hechos en Estados Unidos y acá la geología es diferente y poco estudiada. Mientras que en Estados Unidos las reservas de agua subterránea no pasan los 400 metros de profundidad, en Colombia ya extraemos agua potable a 1500 metros. 


Esa diferencia hace más asustadores dos de los tres problemas que tiene el fracking. Problema número uno: las grietas causadas por esta técnica recorren el subsuelo de forma impredecible. Eso quiere decir que corremos el riesgo de conectar los yacimientos de petróleo y el agua contaminada con otras fuentes de agua. Problema número dos: el casing, o sea, las capa de protección para la tubería, sólo llega hasta cierta profundidad, es decir que el agua contaminada se puede filtrar por debajo.  Y problema número tres: el casing es una solución temporal; no se sabe qué pasa después de muchos años de desgaste en la estructura y ya existen varios ejemplos de pozos en los que se comienza a filtrar el agua sucia. Y entre paréntesis: también se ha hablado de la asociación del fracking con el incremento de temblores, pero se argumenta que, en los pocos caso que ocurre, las magnitudes son despreciables.


Ahora bien, dicho todo eso, es importante saber que hay más de un millón de pozos de fracking en el mundo. Y ese dato es muy diciente. Nos dice que las consecuencias negativas del fracking teóricamente se pueden controlar, por lo menos a corto plazo. Y también nos habla del rol protagónico del petróleo en la economía. Es que son un millón de pozos aumentando las reservas mundiales. Y la cifra va creciendo. Lo que nos trae de vuelta a Colombia. Colombia, que está por encima del 85% de los productores de petróleo en el mundo; Colombia, cuya economía depende en buena parte de esta industria; Pero también: Colombia la que sólo ha explorado 9 zonas en lo que va de este año porque cayó el precio del petróleo y, por tanto, cayeron las inversiones. Para bien o para mal, ésta es una industria a la que pertenecemos y tenemos que tomar decisiones. 


Este es claramente un problema de costo-beneficio. ¿Vale la pena asumir el riesgo de que se debilite el sector petrolero? O, dicho al revés, ¿será que vale la pena asumir los riesgos del fracking? La respuesta no es fácil y no queremos decir que la tenemos. Pero conviene aclarar una última cosa: como el fracking es mucho más costoso y como el precio del barril está tan bajito y como la industria petrolera en Colombia está alicaída, se está hablando de incentivos tributarios para el fracking. O sea, el país recibiría menos plata usando esta técnica que usando la tradicional. Entonces, de nuevo, ¿vale la pena?


Volver al inicio
YouTube Magic Markers - Videos explicativosFacebook Magic Markers - Videos explicativosInstagram Magic Markers - Videos explicativos