Magic Markers | Videos explicativos

¿Por qué está tan caro el dólar?

Publicado el_
17.4.2016

¿Por qué está tan caro el dólar? 

Una explicación de Magic markers

La respuesta que se escucha por ahí es que el barril de petróleo está muy barato y, en consecuencia, el dólar está cada vez más caro. Esa respuesta es cierta, pero es insípida. ¿Qué relación hay entre una cosa y la otra? ¿Cómo funciona esa dinámica? ¿Y por qué carajos se habla del Banco de la República en esa explicación?

Pues bueno, comencemos desde el principio. Ninguna persona define cuál es El precio del dólar y no hay un único precio. Más bien, existen muchas entidades que están haciendo cambios entre dólares y pesos todos los días y cada una de ellas decide la tasa de cambio que le conviene, o sea, decide cuánto está dispuesta a pagar por una moneda con otra. La cifra que aparece en los noticieros es un dato representativo, es el promedio de esas transacciones (bueno, el promedio ponderado).

Ahora: ¿por qué querría alguien comprar una moneda distinta a la suya? La razón es simple: porque quiere un producto o un servicio de otro país y, para comprarlo, le toca usar la moneda local. Ningún misterio. Sin embargo, la pregunta que revela la esencia del asunto es ésta: ¿por qué los extranjeros, fuera de Colombia, no nos reciben pesos colombianos? O más bien preguntemos: si alguien de Kazajistán nos quiere comprar un tinto, ¿por qué no le recibimos tenges, que es su moneda local?

Visto así, la respuesta es obvia: porque no sabríamos qué hacer con tenges. No nos sirven de nada, a menos de que tengamos relaciones comerciales frecuentes con kazajos. De la misma manera, los extranjeros no están tan dispuestos a recibirnos pesos porque no es usual que estén comprando cosas en pesos. La moraleja de todo esto es que una moneda es apetecida en función de que sirva para comprar cosas.

  Volvamos, entonces, a las casas de cambio. En el mundo real hay bancos comerciales, corporaciones financieras, sociedades comisionistas de bolsa, compañías de financiamiento comercial y otras entidades que compran y venden dólares. Pero, para efectos explicativos, nos basta con un tipo en una ventanilla vendiendo y comprando monedas.

Para este señor, el negocio consiste en comprar monedas a un precio y venderlas un poco más caras. Y así como con todo lo que uno vende, hay una parte del precio que depende del capricho del vendedor, pero hay otra parte que depende de la competencia. O sea, una casa de cambio puede vender dólares tan caros como quiera pero no tanto como para que nadie le compre porque la competencia los ofrece más baratos. En conclusión, el dólar está caro porque las casas de cambio pueden darse el lujo de venderlo a ese precio. 

Pero ¿cómo así? ¿Por qué se pueden dar ese lujo? ¿Acaso es una vaina tan caprichosa? No, realmente no es tanto por capricho, sino porque así funciona el mercado. Oferta y demanda. Las casas de cambio están vendiendo caro el dólar porque hay mucha demanda de dólares (o sea, es muy apetecido) y porque hay menos dólares en el país en vista de que hay menos extranjeros interesados en comprar nuestras cosas o en invertir en Colombia. Y justamente, una de las cosas importantes que nos están dejando de comprar es el petróleo.

Pero antes de pasar al petróleo, vale la pena reteñir la idea. El dólar está caro por la misma razón que el aguacate se pone caro cuando no hay cosecha: porque hay pocos en el mercado y mucha gente los quiere, entonces, está dispuesta a pagar más por ellos. ¿Y por qué hay pocos dólares? Habría que hablar del frenón en la economía China, de las políticas de la Reserva Federal y quién sabe de cuántas cosas más. Sin embargo, el caso del petróleo es ejemplar. 

Colombia exporta café, flores, goles de James, videos explicativos y muchas otras cosas, pero el petróleo era un buen pedazo de ese ponqué. Y como habrán escuchado por ahí, el precio del barril pasó de los 100 dólares a los 30 en menos de dos años. Las exportaciones de combustibles bajaron en un 47% en cuestión de un año. ¿La razón? Entre otras cosas, por el fracking, pero eso es un tema de otro video, que ya hicimos. El punto es que ahora estamos recibiendo muchos menos dólares. ¡Qué cagada!

Y de ahí, una epidemia de consecuencias que pasan por huecos fiscales, reformas tributarias, inflación, riesgo de que haya menos inversión extranjera y otro poco de cosas que, en últimas, para el colombiano de a pie, se reflejan en computadores y celulares más caros, en deudas de Colfuturo impagables, pero también en muebles y alimentos caros porque su producción depende de importaciones y lo que importamos lo compramos en dólares… y el dólar está más caro.

Bueno, ¿y el Banco de la República qué rol juega en esta historia? El Banco de la República compra y vende dólares. Pero lo hace con un propósito distinto al de las casas de cambio. Él no quiere hacer un buen negocio, sino ayudar a mantener la estabilidad financiera en el país. Mejor dicho, es un mecanismo de control. Y para lograr su objetivo, le hace contrapeso a las casas de cambio. Si ellas tienen pocos dólares y los están vendiendo caros, el Banco vende los dólares que tiene guardados con la esperanza de que baje el precio como respuesta a la competencia (es como poner más aguacates en las esquinas). Y cuando el peso colombiano toma fuerza (o sea, cuando puedes comprar más aguacates o dólares con el mismo dinero), el Banco esconde sus dólares para reducir la cantidad que está en oferta.

¿Eso cómo contribuye a la estabilidad financiera? Depende del caso. 

Por ejemplo, cuando el precio del dólar lleva un rato subiendo, existe el riesgo de que mucha gente compre dólares, no para usarlos, sino para dejarlos guardados en un cajón y, luego, venderlos más caros. El problema con esto es que disminuye la cantidad de dólares en circulación, no por asuntos de economía de compra y venta de productos entre Colombia y el resto del mundo, sino por pura especulación. Ahí es cuando el Banco saca sus dólares al mercado para estabilizar la cosa.

Otra situación en la que el Banco podría actuar es cuando el precio del dólar cambia vertiginosamente y la gente no se alcanza a adaptar. En esos casos, el Banco puede vender sus dólares para que los cambios no sean tan bruscos y, así, los importadores y exportadores tengan tiempo de reaccionar. 

Por supuesto, la labor del Banco de la República no es sacar sus dólares automáticamente. El Banco tiene que leer el contexto y ver qué tan buena idea es influir en la economía en un momento dado, sobre todo teniendo en cuenta que es mal negocio para el Banco jugar a ser el contrapeso de las casas de cambio; haciendo eso, pierde plata. La misión principal del Banco es controlar la inflación y es a la luz de este y otros objetivos que decide intervenir. 

Y con ello, volvemos a la situación de hoy. La gente habla del precio del dólar y del Banco de la República porque, cada vez que hay cambios abruptos, está en el aire la pregunta de si el Banco va a intervenir o no. Y si sí, ¿qué tanto? *esto quedó muy bien narrado

Lamentablemente, esos debates se salen de nuestro alcance. El hecho es que el Banco de la República actúa como un mecanismo de control, pero no tiene el poder absoluto de determinar cuánto vale el dólar. Y eso no es un error; es algo que ocurre por diseño. Las tasas de cambio representan una realidad que no es cuestión de números, ni de papeles, sino de los intercambios de bienes y servicios que ocurren entre personas de diferentes países. El dólar subió porque el resto del mundo está un poco menos interesado en lo que nosotros tenemos para ofrecer. Es así de simple y así de complejo.

Volver al inicio
YouTube Magic Markers - Videos explicativosFacebook Magic Markers - Videos explicativosInstagram Magic Markers - Videos explicativos