Magic Markers | Videos explicativos

¿Cuál es la joda con la ideología de género?

Publicado el_
15.12.2016

¿Qué es la ideología de género?

Depende. Los que son atacados con ese concepto dirían que no es nada; que es una categoría vacía en la que los godos embuten la diversidad sexual, la identidad de género e incluso el feminismo. ¿Matrimonio gay? Ideología de género. ¿Decir que hay mujeres discriminadas? Ideología de género. ¿Reconocer que hubo víctimas del conflicto que fueron atacadas por su orientación sexual? También, ideología de género. 

Por su parte, cuando le preguntamos al señor que apunta con el dedo, ideología de género es imponer todo lo que sea LGBT en la cultura, la educación y las leyes. Según él, los ideólogos de género, rechazan la relación que existe entre la biología y el comportamiento, o sea, creen que la homosexualidad es una opción y que el género es algo que nos enseñan cuando somos pequeños. Esa es la idea que quieren imponer.

Pero, entonces, qué: ¿la ideología de género sí es algo o no? La verdad es que no importa mucho, pues la palabra que debería llamar nuestra atención no es ideología ni tampoco género; sino imposición. Hay polémica porque cada cual siente que, a la fuerza, le están imponiendo las creencias del otro.

Verán, uno puede discutir sobre la naturaleza humana y sobre el rol de la cultura. Pero en últimas, no estamos obligados a creer lo mismo. Que cada cual crea lo que quiera. Sin embargo, cuando pasamos del reino de las opiniones y las conversaciones de cafetería al marco legal, a lo que se puede y no se puede hacer, la cosa ya no es tan fácil.

Para poner esto en perspectiva, veamos el alegato de las personas LGBT. Ellos no le están diciendo a nadie cómo vivir su vida, lo que piden es no ser discriminados. Y por ejemplo, prohibir el matrimonio civil para personas del mismo sexo es una forma de discriminación porque se le estaría negando a alguien un derecho con base en su orientación sexual. ¿Y cuál es ese derecho? Pues es que el matrimonio tiene un montón de beneficios legales, como la posibilidad de heredar, de separar bienes, de adquirir una nacionalidad, de compartir una pensión y muchas cosas más. Entonces, la pregunta es muy simple: si todos podemos creer lo que sea, ¿por qué la ley habría de proteger sólo un tipo de creencias?

En busca de respuestas, consideremos el otro lado de la historia. Los que le temen a la ideología de género dicen estar defendiendo la familia. El argumento iría más o menos así. Premisa número 1: la familia es el soporte de la sociedad. Premisa número 2: la familia, de acuerdo al orden natural, está conformada por un hombre y una mujer (si no, ¿de dónde salen los niños?). Conclusión: las familias que no están constituidas por un hombre y una mujer no sirven para soportar la sociedad y la ley no debería protegerlas. Imponer la ideología de género equivale a obligarnos a todos a vivir en una sociedad que se va a desbaratar… o algo por el estilo.

Entonces, ahí están las dos posturas. Y para ser francos, la segunda, o sea, el argumento de la familia, tiene una patica rota, que se puede refutar desde la evidencia y desde la razón. Vamos despacio.  

Es verdad que el núcleo básico de la sociedad no es el individuo sino la familia. En efecto, todos necesitamos un red de apoyo, especialmente cuando estamos creciendo, porque a la fecha, los bebés no compran sus propios pañales. Hasta ahí vamos bien. Mas pero sin embargo, la realidad está llena de familias que no se ajustan al dichoso orden natural. Familias de otros tiempos y otros lugares, pero también familias aquí en Colombia, hoy. Desde la mamá soltera, pasando por los tíos y los abuelos, hasta grupos de personas que juntos asumen el rol de criar a un niño o de cuidar a sus mayores.

Y más allá de la existencia real de otros tipos de familia, también podemos defender la diversidad con el mero ejercicio de la razón. La importancia de la familia no se debe a la configuración de un hombre y una mujer, con niño, niña  y perro, sino a algo mucho más abstracto. Si hablamos de familia como el núcleo de la sociedad, lo que realmente importa es que haya individuos dispuestos a darse apoyo emocional y económico, además de otras cosas básicas, como la transmisión de conocimiento. Y eso no tiene nada que ver con los cromosomas o el género.

Lo único que podría decirse en contra de las parejas homosexuales es que son incapaces de concebir hijos entre sí. Ahí estaría la base del argumento conservador. Sin embargo, esto no es un problema en un mundo en el que existen técnicas de inseminación artificial, 7.000 millones de habitantes (y sumando), embarazos no deseados y mecanismos como la adopción. ¡Ah! Pero basta con mencionar el tema de la adopción y el debate cambia de forma. 

La sociedad no se va a descoser si permitimos que exista una definición legal de familia más amplia, que cobije lazos familiares que de hecho existen. Pero en el mismo ejercicio de presentar el argumento, aparece el cuidado y la crianza de los niños. Y ahí se prende otra vez la idea de que la ideología de género es una imposición. Ojo: ya no es que los conservadores se sientan obligados a ver cómo se destruye la sociedad a punta de hombres besuqueándose en las calles. El problema ahora es que  a  los niños criados por parejas homosexuales se les estaría imponiendo una ideología homosexual. Peor aun, también se les estaría imponiendo a los niños que van al colegio y reciben clases sobre el respeto a la diversidad. ¡Ay de nosotros!

Pero, ¿en serio? ¿Enseñarle a los niños a no discriminar sería algo tan terrible? ¿Una imposición inaceptable? Y bueno, supongamos que el problema no es el respeto. ¿Será que se nos vuelven maricas?

Pues, esa es una pregunta. Pero he aquí una mejor: ¿por qué preocupa la orientación sexual? ¿Acaso hay algo inherentemente malo en ser lesbiana, gay, bisexual o trans? «Sí, que se destruye la familia». Pero, ¿por qué? «Porque la familia está compuesta por un hombre y una mujer». ¿Por qué? «Porque sólo un hombre y una mujer pueden procrear». (Sonido fastidiado) Ya habíamos pasado por ahí: sobrepoblación y métodos de reproducción alternativos.

Pillen la ironía: lo que queremos es defender la familia, pero hablar de un supuesto orden natural limita las posibilidades de que todos tengamos una. Y esto es particularmente relevante en el caso de la adopción. Una pareja con un proyecto de vida, una pareja que toma conscientemente la decisión de recibir a un niño es el tipo de familia que da amor, comprensión y ternura; justamente el tipo de familia que da soporte a la sociedad.

Dicho lo anterior, ya podemos regresar al punto central de este video. La ideología de género es descrita como una forma de imposición. Pero lo cierto es que las personas LGBT sólo están pidiendo que se les respeten ciertos derechos, igual que a los heterosexuales, derechos tan básicos como el reconocimiento legal de sus lazos familiares y la protección de su integridad. 

Si usted no está de acuerdo con la ideología de género tiene toda la libertad de enseñarle a sus hijos lo que sea: que los hombres no usan falda, que uno sale en bikini a la playa pero no en ropa interior a la calle e, incluso, si quiere, si así lo cree, puede enseñarle a sus hijos que la homosexualidad está mal.

El caso es que todo el mundo puede creer lo que quiera y los derechos deben dar cabida a esa diversidad. Pero la línea que no podemos cruzar es aquella que separa las opiniones de la discriminación. ¿Muy terrible?

Volver al inicio
YouTube Magic Markers - Videos explicativosFacebook Magic Markers - Videos explicativosInstagram Magic Markers - Videos explicativos