Magic Markers | Videos explicativos

¿Cómo interpretar la escala de Richter?

Publicado el_
7.6.2017

La escala de Richter mide la magnitud de los terremotos. Eso lo sabemos. Pero ¿cómo se interpretan esos datos? ¿Qué quieren decir los números de la escala?

Por allá en 1935 el señor Richter se inventó una solución muy elegante para poder comparar los resultados de los sismógrafos. El problema era que un mismo terremoto quedaba registrado de formas distintas dependiendo de la ubicación del aparato de medición. Recordemos que un evento sísmico es causado por el movimiento de las placas tectónicas y lo que mide el sismógrafo es el movimiento en la superficie donde él está parado. Por eso es que sismógrafos ubicados a distancias diferentes producían resultados diferentes. 

La solución de Richter, dicho en términos toscos, fue diseñar un análisis para el dibujo que deja el sismógrafo. Se mide cuánto hay entre este punto y este punto (que habla de la distancia entre el epicentro y la ubicación del aparato). Y se mide la distancia entre este pico y la línea de base (que habla del movimiento del sismógrafo mismo).

Esos datos juntos, más un par de herramientas de cálculo, dan como resultado la magnitud richter. Y eso resuelve el problema porque distintos dibujos pueden dar la misma magnitud.

En este punto es importante hacer una aclaración. El método de Richter ya no se utiliza porque había un alto nivel de imprecisión en los resultados de los sismógrafos, especialmente con terremotos por encima de la magnitud siete. Ahora se utilizan otros instrumentos y se combinan muchos datos. Los noticieros siguen hablando de la escala de Richter porque la Escala sismológica de magnitud de momento, que apareció varias décadas después, tiene un nombre jarto y, en todo caso, esa escala nueva se acomodó para utilizar los mismos números que propuso Richter. Así, los resultados de la nueva escala y la original son medianamente comparables pero los métodos de medición son diferentes. 

Pero bueno, lo interesante de esa escala, ya sea la vieja o la nueva, es que es logarítmica. Ya verán esto qué quiere decir. 

Resulta que hay terremotos que son miles de veces más potentes que otros terremotos. Eso es un problema porque si uno se pone a graficar en una misma escala un temblor pendejo y un terremoto serio, los números no le caben ni en el papel, ni en la mesa, ni ningún gráfica cómoda de leer. Es un poco lo que pasa con el sistema solar. Siempre dibujamos los planetas juntitos, pero la realidad es que hay tanta distancia entre Júpiter y Saturno que la única representación realista sería una en la que los planetas ni siquiera se ven porque son demasiado pequeños en comparación con el espacio vacío entre ellos.

Pues bien, las escalas logarítmicas sirven para resolver esa dificultad. En lugar de contar de a uno, la escala de Richter, que es logarítmica, multiplica por diez. Cada número es 10 veces más grande que el anterior. Y dicho sea de paso, que el suelo se mueva diez veces más brusco quiere decir que se liberó, más o menos, 32 veces la cantidad de energía, claro, con respecto al punto anterior de la escala.

Entonces, para que se hagan una idea. Un terremoto magnitud 9 es 10.000 veces más grande que un temblor magnitud 5. (diez veces, cien veces, mil veces... diez mil veces). Continuando con esta lógica, la bomba de Hiroshima es de magnitud 6; mientras que el meteorito que aniquiló a los dinosaurios, se calcula, sería como un terremoto magnitud 13; y basta con un terremoto magnitud 15 para destruir el planeta entero.

Por supuesto, cuando uno se entera de esto, lo natural es mirar los números casi con morbo. ¿O sea que el terremoto de Fukushima fue como cien veces más grande que el terremoto de Haití? 

Sí, pero hay que hacer otra aclaración. Lo que nos interesa cuando vemos las noticias no es la cantidad de energía liberada por las placas tectónicas ni la magnitud objetiva del evento sísmico, sino la historia desde el punto de vista de las personas que sufrieron un terremoto. Uno quiere entender la dimensión del desastre. Y, para eso, la escala de Richter, incluso la versión nueva, se queda corta.

Básicamente, hay demasiados factores que deberíamos tener en cuenta. La presión, la profundidad, la distancia con respecto al epicentro, la fricción en la falla geológica, la composición del suelo: todo eso importa. Es muy diferente un terremoto que ocurre en el mar al lado de una ciudad a uno que ocurre en plena ciudad. Es muy diferente un terremoto en el DF, que está construida sobre gelatina, a un terremoto en Chicago. Incluso cuando las noticias dicen cuál fue el epicentro, uno queda más o menos en las mismas.

Entonces, ¿cómo interpretar la escala de Richter? Pues es una escala muy chévere porque pensar en órdenes de magnitud desafía la imaginación. Sólo tengan en cuenta que lo que estudian los sismólogos pierde detalles cuando lo reducimos a un único número.

Volver al inicio
YouTube Magic Markers - Videos explicativosFacebook Magic Markers - Videos explicativosInstagram Magic Markers - Videos explicativos